La demanda de electricidad en Puerto Rico ha disminuido por distintas razones: negocios que han cerrado, clientes que se han ido del País, etc. Sin embargo, de todos modos, la AEE nos sigue cobrando lo que ha dejado de vender.

 

 

 



A pesar de poder hacer lo que quiera con nuestras facturas e imponernos cargos ocultos, la AEE cada vez es menos solvente y tiene más pérdidas. Lo que nos está sacando del bolsillo parece irse por un agujero.
¡Un billón de dólares en pérdidas en 4 años!

 

 

 

 

 

 

Las casas acreditadoras han ido devaluando su crédito hasta sólo un eslabón por encima de chatarra. ¿Qué significa esto? Que, a pesar de que la AEE te exprime el bolsillo, le cuesta cada vez más caro tomar prestado para darle mantenimiento a las plantas y modernizar sus sistemas. 

¿Qué está pasando en la AEE?

informado